Bienvenida Navidad

file0001854964292
From morguefile,com

Mucho se habla actualmente de “lo mal que”…, y, toodooss los días leo y escucho un montón de noticias negativas, y tú, igual que yo, ¿también las lees y las oyes? Por si fuera poco y   encima, añadimos a esto que “tu propia situación” no fuese la mejor: apaga y vámonos.

En este día 21 del mes de noviembre, en el cual nos encontramos, ya se habla mucho de la campaña de Navidad, que nada, que como aquel que dice: la tenemos encima.

La Navidad, comercialmente hablando, es una época muy buena ya que la gente compra más y gasta más dinero. Es por ello que los comercios en general  prevén un aumento del 10% en sus ventas y están reforzando sus negocios con la contratación de nuevo personal para afrontar dicha campaña, y esto, hablando en datos económicos es, un buen dato.

Continúa leyendo Bienvenida Navidad

Anuncios

No te quedes K.O.

martial-arts-2544677_1280

¿Te suele pasar de vez en cuando que te quedas noqueado/a?… con esa sensación de no puedo más, o como se diría en términos pugilísticos: Tirar la toalla.

Pero si hemos llegado hasta aquí, ¿qué tendríamos que hacer para afrontar la situación?

Lo primero que se hace para resolver cualquier conflicto, incluso con nosotros mismos, se recomienda que lo primero es reconocer la situación y pedir ayuda, para no tocar fondo. Superado el miedo y la frustración, que lógicamente nos invade y se decida por fin afrontarlo, cada cual a su manera, por que quizás,  sea una  situación que se haya mantenido en estado de congelación, incluso, durante años.

El nombre  en psicología y una breve descripción de los cinco modos en que nos bloqueamos:

  • Confluencia

    La persona hace lo posible para no darse cuenta de las novedades que le ofrece constantemente su entorno, tratando de hacer siempre lo mismo, no atendiendo a aquellas sensaciones, estímulos o ideas que le puedan apartar de lo ya conocido.

  • Introyección

    La persona no acepta su auténtico deseo, calificándolo de desagradable, inmoral o inmaduro, o pretende desear lo que realmente rechaza, convenciéndose a sí mismo de lo bueno o conveniente que eso es para él. Se mantiene una actitud de resignación y sumisión frente a las normas sociales, con las que se identifica sin cuestionárselas.

  • Proyección

    La emoción que experimenta la persona no la reconoce como propia, atribuyéndola al otro, como si fuera el que tiene enfrente el que está cabreado, enamorado o triste… Mantiene una actitud de espera y de juicio ante el otro, en lugar de hacerse cargo de su emoción y actuar en consonancia con ella.

  • Retroflexión

    Cuando llega la hora de actuar hacia el entorno, la persona siente temor a hacer daño o a que se lo hagan, por lo que revierte la energía hacia sí mismo. Son personas que se arrepienten de lo hecho, se producen dolencias psicosomáticas, se agreden a sí mismos de alguna manera o hacen para fracasar en los proyectos en los que están inmersos.

  • Egotismo

    La persona trata de mantenerlo todo bajo control, explorando todas las posibilidades de su entorno para que no le pillen desprevenido. Su comportamiento es muy deliberado, activo y poco espontáneo. Atesora conocimientos para lograr ser irrefutable y suele tratar a los demás según sus propios intereses.

Para concluir

Nadie busca de forma deliberada encontrarse en esa situación, y en cambio ocurre que se va cargando nuestra mente de preocupaciones que no se quieren reconocer y/o hasta que la situación se desborda y  se apropia de nuestras fuerzas.

En nuestra psicología existen  mecanismos para controlar, pues todas las personas poseemos todos los recursos, habilidades y condiciones ambientales suficientes como para vivir de una manera agradable y sana.

Los momentos caracterizados por la tensión, excitación y confusión propias de cuando hacemos algo por primera vez, se superan y una sensación de sosiego y paz nos inunda, el bienestar de haber hecho algo que necesitábamos hacer, para sentirnos nuevamente pletóricos y con fuerzas renovadas habrá sido un gran paso hacia la salud, que al fin y a la postre es, el condicionante de nuestro equilibrio.

¡Cuídate!